«Escondido pero NO invisible»

Sabías que en la parte alta del río Nalón, en el concejo de Sobrescobio, en pleno Parque Natural de Redes y Reserva de la Biosfera se encuentra enclavado el pueblo de Soto de Agües, punto de inicio y llegada de una de las rutas más impresionantes del Paraíso natural: «LA RUTA DEL ALBA», declarada monumento Natural en 2001.

El paisaje, la vegetación y la fauna impresionan, pero sobre todos ellos resalta un elemento, que es fundamental para que este paisaje tenga esta belleza, el “agua”. Nuestro más preciado elemento desciende por los rápidos del río, remansos, pozas, arroyos que se cruzan, fuentes y abrevaderos, creando un escenario de sorpresas.

Entre sus cascadas de esta espectacular senda, escuchamos el mirlo acuático y vemos nadar al martín pescador. Si tenemos paciencia y nos sentamos viendo al final del valle sus verdes laderas y montañas, veremos a ciervos, águilas reales y quien dice que quizás no se nos crucen un par de nutrias correteando por la rivera del rio Alba.

Iniciamos la ruta cogiendo fuerzas en el centro del pueblo de Soto de Agües, en LA PLAZA SOTO un bar-restaurante con un encanto especial.  Desde el café de la mañana, los bocatas para la ruta, el almuerzo al medio día o las cervecitas y sidras de la tarde-noche…

Si por algo se distingue el lugar es por una comida casera y un estilo de preparación de los alimentos del Paraíso como lo hacían las guisanderas tradicionales. El olor, sabor y cariño de los guisos a fuego lento en las cocinas de carbón de nuestras madres y abuelas pueden apreciarse en la mayoría de sus platos. Nos ofrece un menú diario en el que cada día podemos descubrir platos típicos de la cocina asturiana y un menú especial los fines de semana, donde la reina de la mesa es la fabada asturiana o su compañero el pote asturiano; eso para abrir boca pues los segundos no se quedan atrás y podemos disfrutar de las típicas Truchas Fritas con Jamón o su especialidad «El Cordero Guisado»; y seguro que algún pequeño hueco nos quedará siempre para degustar alguno de sus riquísimos postres caseros.  

Sin duda alguna, un lugar que nos envolverá no solo por sus sabores y olores, si no por el encanto de su Terraza en la Plaza Mayor del Pueblo, donde podremos disfrutar de unas cervezas bien frías y nuestra tradicional Sidra Asturiana. Una vez relajados nos deleitaremos con las vistas de sus montañas y como no, contemplando los magníficos hórreos que configuran este maravilloso pueblo. Si vamos con niños, ya que la ruta es de baja dificultad, podemos estar tranquilos en su terraza, pues la plaza se convierte en un campo de juego seguro y tranquilo para los más pequeños.

La profesionalidad, amabilidad y encanto de sus dueños hacen de este sitio un lugar único para celebraciones familiares, comidas de empresas y eventos. ¿ Lo sabías?

VISITA: LA PLAZA SOTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.